Langile baten iritzia / Opinión de un/a trabajador/a


Está es la carta que nos ha enviado un/a trabajador/a de Apnabi.

 

CARTA TRABAJADOR/A DE APNABI

Como profesional de atención directa quiero expresar mi opinión sobre la última directriz que desde gerencia se nos transmite. A través de la coordinadora de área de atención diurna  se nos notifica que a partir de la actualidad no se podrá disponer de profesionales de apoyo para llevar a cabo actividades.

Me gustaría reflexionar y contextualizar el tema.

Desde los diferentes centros y servicios de Apnabi se cuenta con la contratación de profesionales de apoyo  en diferentes circunstancias. Una de ellas es para llevar a cabo diferentes actividades con las personas con tea que conforman Apnabi.

Esas personas y sus familias son el eje de la asociación. El equipo de profesionales trabajamos a diario para  que las personas usuarias tengan un servicio de calidad adaptado a sus necesidades e intereses particulares.

Para ello diseñamos diversas  actividades que en muchos casos las propias personas  y/o sus familias piden llevarlas a cabo.

Estas actividades están enfocadas al desarrollo global de las diferentes dimensiones de calidad de vida: fomentan su bienestar emocional y físico, inclusión en la comunidad y relaciones sociales… actividades como piscina, hípica, fisioterapia, piscina, acudir al SPA

Actividades que garantizan y cubren las necesidades y deseos de las personas con TEA, que les hacen participes y visibles  en la sociedad  de la que forman parte como ciudadanos de pleno derecho.

Para ello, es necesario disponer de recursos y apoyos.

Es decir, contar con centros y servicios dotados de las infraestructuras y características adecuadas para dar respuestas individualizadas y contar con recursos humanos que hagan posible materializar dichas respuestas.

Desde gerencia teóricamente se apoya ésta filosofía. Pero en la práctica se contradice con los recortes que se están llevando a cabo.

Sin profesionales de apoyo a las actividades todo lo señalado hasta ahora desaparece.

Los centros y los servicios se convierten en meros espacios donde no se facilita poner en marcha actividades en el exterior, ni se puede, aunque se quiera, responder a las personas con calidad y me atrevo a decir con dignidad incluso..

Al equipo de profesionales se nos pide que hagamos de portavoces de las personas usuarias y que respondamos a las necesidades e intereses que presentan. Pero nos recortan los apoyos profesionales.

La gestión técnica que requiere la asociación se ve continuamente menoscabada por la gerencia que intenta potenciar su imagen pública y en la práctica empobrece la calidad de los servicios.

La gestión económica debe de hacerse con sensatez pero no en detrimento de las personas usuarias y por ende de sus familias y los y las profesionales que trabajamos en Apnabi.

Si alguna persona al leer ésta opinión piensa que se ha producido un abuso de la contratación, decir:

  • La empresa tiene la responsabilidad de tomar y plantear medidas a tiempo.

  • No justifica tomar decisiones radicales como es la de suprimir las contrataciones.

  • Dudo que el gasto generado por las contrataciones obligue a recortar gastos en este sentido.

  • En ningún momento se nos ha convocado desde gerencia al equipo de profesionales para exponer la situación intentando hacer una lectura de la situación desde la responsabilidad que merece. Contando con un análisis y búsqueda de soluciones de manera conjunta para avanzar en la mejor dirección posible.

Un/a trabajador/a de Apnabi

 

 

Documento: Opinion.pdf

[yeblonqrcode size=”100″ url=”” class=”” style=””]

 

 

Web laboral de las trabajadoras y trabajadores de Apnabi.