Estado de inquietud




 

Apnabi ha puesto fin recientemente a dos procesos de elección fundamentales para su futuro: la renovación de la junta directiva y del comité de empresa, máxima representación de la plantilla ante la empresa.

 

Este último se ha visto violentado y alterado por la dirección, de manera insólita, nunca antes conocida. Así, ésta emitió un comunicado en el que reiteró su postura ante la negociación colectiva. Pero ¿por qué el día 5 de mayo y no días después de la última reunión con el comité el día 15 de abril?, ¿por qué se dejó transcurrir casi un mes para su publicación?, ¿es que quizás se quería tensar aún más si cabe la situación? ¡Con que derecho la dirección se ha inmiscuido en un proceso exclusivo y propio de su plantilla!

 

Por lo que respecta al citado documento matizar una serie de apartados:

 

  • No es cierto que las movilizaciones hayan sido seguidas por “una parte muy reducida del personal”. ¿O a caso cerca de cincuenta profesionales presentes en la asamblea de padres de 8 de abril es un número no significativo? En caso afirmativo, cómo se valora la presencia en la asamblea de padres de las familias, las cuales no llegaban a alcanzar ni tan siquiera un 10% del total.

 

Desde luego el número de participantes en estas movilizaciones no es menor como para no tenerlo en cuenta.

 

  • Tampoco es veraz que la propuesta económica planteada por la entidad suponga un gran esfuerzo para ésta, incapaz de ser asumido. Sería más exacto decir que falta por su parte un verdadero espíritu negociador.

 

Lo que hasta la fecha si ha representado un alto coste para Apnabi ha sido la apertura de seis centros a lo largo de estos años: centro de atención diurna Arrigorriaga, Sortu, Garamendi, hogar Madarias, hogar Mungia y colegio Aldamiz en Txurdinaga – obras financiadas en gran medida por la propia entidad y que otras organizaciones del sector reciben llave en mano de parte de la Diputación Foral de Bizkaia –; la política arbitraria de pago de indemnizaciones a distintas personas de la entidad; los incrementos de remuneraciones al margen del convenio, el importe pagado por multas y sanciones laborales…

 

¿Acaso no sería más audaz plantear otras alternativas, como buscar otras vías de crecimiento, o no seguir inaugurando nuevos centros a costa en parte de los costes de personal?

 

online casino australia

Web laboral de las trabajadoras y trabajadores de Apnabi.